miércoles, 23 de diciembre de 2009

Mis canciones preferidas en las que canta Sid

My Way. Primero tengo que decir muchas cosas sobre esto. Frank Sinatra era una mafioso. Y Sid pretendía obvimente burlarse de él. Creo que al principio canta así porque estaba borracho cuando llegó al estudio. Pero no me acuerdo muy bien. Sid tira unos disparos al final de la actuación como quien no quiere la cosa... y me mata su voz. Escuchando esta canción me enamoré de él.



Y, esta "Something Else" de Eddie Cochran cantada por Sid. Sobre Eddie Cochran tengo que decir que me gustan sus canciones. Era ídolo de George Harrison cuando éste era joven y fue a un concierto de él. Y la canción que Paul McCartney tocó para entrar en "The Quarry Men" fué "Twenty-Flight Rock" (me encanta esa canción) y también es de Eddie Cochran. Me agrada saber que a Sid también le gustaba. E hizo un cover. El vídeo, me mata también.




me encanta cómo canta "Never tought I would this before" ;B

martes, 22 de diciembre de 2009

Había una vez un chico llamado John Lydon al cual echaron de su casa por llevar el pelo verde y por ser punk. Entonces se fué a vivir con un chico llamado John Simon Ritchie (que tenía una madre drogadicta y que cuando era pequeño vendía LSD a los hippies) junto con otros dos chicos llamados John. Lydon adquirió el apodo de Johnny Rotten ('Juanito podrido') por su falta de higiene bucal.


Rotten tenía un hamster llamado Sid, y un día John Simon intentó ser cariñoso con él y éste le mordió. Por ese suceso, adquirió el apodo de Sid. Más tarde, Johnny Rotten que se pasaba el día en una tienda de ropa punk llamada "SEX" con una camiseta que ponía "I hate Pink Floyd" conoció a dos tipos llamados Steve Jones y Paul Cook que eran músicos, Steve era batería y Paul guitarrista y entonces, un día Rotten se puso a cantar en un karaoke, y ellos le pidieron hacer un grupo. Más tarde, Rotten mete al grupo a su amigo, Sid, que no sabe tocar el bajo pero de todas formas lo meten por su estética y echan a Glen Matlock, el anterior bajista, 'porque le gustaban los Beatles'. Un día, en uno de sus conciertos Sid se peleó con un tipo y le rompió el ojo a una chica al tirarle un vaso, y debido a estos incidentes adquirió el apodo de "Sid Vicious" (Vicious significa 'agresivo' pero en animales. Por ejemplo, cuando un perro es agresivo). Un día en que se le había acabado la droga, escribió con un cuchillo en su pecho 'gimme a fix'.



Un día Rotten conoció a una groupie llamada Nancy Spungen, la cual se acostaba con los miembros de los Ramones, de Aerosmith y de los New York Dolls. Rotten le presentó a Sid y no tardaron en enamorarse. Nancy era adicta a la heroína, y aunque Sid ya se inyectaba otro tipo de drogas, comenzó también a tomar la heroína. A los 11 meses de estar juntos, Nancy fué encontrada muerta en el baño el 12 de Octubre de 1978. Culparon a Sid de este asesinato el cual era inocente pues amaba con todo su corazón a Nancy y jamás sería capaz de matarla. Estuvo unos meses en la cárcel, donde confesó su apasionado amor por Nancy en unas cartas que le escribió a Deborah Spungen, la madre de Nancy.




Sid fué internado también en un hospital para rehabilitarse de las drogas. Nadie fué a visitarle. Salió curado pero un día, el 2 de Febrero de 1979, en una fiesta, su propia madre le suministró unas cantidades de heroína rompiendo así con su rehabilitación. Esa misma noche, Sid encontró un poco de la heroína que su madre había conseguido, se la inyectó y se acostó en la cama.

Al día siguiente Sid fué encontrado muerto a los 21 años de edad. Antes de morir escribió esta nota:

Hicimos un pacto de muerte, yo tengo que cumplir mi parte del trato.
Por favor, enterradme al lado de mi nena.
Enterradme con mi chaqueta de piel, mis vaqueros y mis botas de motociclista.
Adiós.
Con amor,


Sid.


Yo pienso que Sid se suicidó. Aunque quizá eso se hubiese pospuesto si su madre no le hubiese dado la heroína aquella noche. De todas formas, Sid no hubiese vivido mucho. Primero, por el pacto de muerte que tenía con Nancy (que consistía en una promesa que se hicieron: si le pasaba algo a alguno de los dos, el otro moriría) y además porque él mismo dijo que no quería vivir más de los 30 años y Nancy dijo lo mismo.


TOO FAST TO LIVE, TOO YOUNG TO DIE

viernes, 30 de octubre de 2009

Sid Vicious

John Simon Ritchie (nombre artístico: Sid Vicious, se le atribuyó este nombre en honor a un hamster de Rotten) nació el 10 de Mayo de 1957 en Londres, Inglaterra. Su padre lo abandonó a su madre y a él, los cuales se fueron a vivir a Ibiza (España) donde se dedicaban a vender LSD, porque en esa época (1968) Ibiza era 'el paraíso de los hippies'. Sid comenzó a tomar droga a los 14 años y no se podía esperar menos de él si su madre era drogadicta y si además, se dedicaba a venderla. Pero estaba interesado por la música. Más tarde regresó a Inglaterra donde se convirtió en el fan número 1 de una banda que estaba debutando en ese momento: los Sex Pistols. Conocía a Johnny Rotten así que lo dejaron entrar en la banda. Pero él no sabía tocar el bajo, aún así lo único que tenía que hacer era ser él mismo porque él representaba lo que se llama el espíritu punk. Se convirtió en un icono del punk. Se enamoró de una groupie llamada Nancy Spungen, la cual estaba enganchada a la heroína lo que provocó que Sid también se enganchase tarde o temprano. Un día, encontraron a Nancy muerta en el baño. Todos acusaron a Sid del asesinato pero yo no creo que fuera él. Hay varias teorías: que Nancy se suicidó, que unos vendedores de droga que solían entrar en el cuarto de Nancy la mataron o que fué Sid bajo los efectos de la droga. Lo llevaron a juicio donde le preguntaron: "¿Te lo estás pasando bien?" a lo que él respondió "¿Bromeas? No, claro que no lo estoy pasando bien" mirando al vacío. Entonces el estúpido periodista motherfuck$·"$%"%·"· le pregunta: "¿Dónde te gustaría estar ahora mismo?" y Sid responde "A tres metros bajo tierra". En 1979, Sid muere por una sobredosis de heroína suministrada por su propia madre. Total, entre su madre y su novia lo mataron. Murió a los 21 años. Pero Sid siempre aspiró a ese tipo de vida: morir joven, pero llegar a ser una leyenda. Y lo consiguió. Antes de morir Sid escribió una nota suicida que decía: "hice un pacto de muerte (con Nancy) y ahora estoy cumpliendo mi parte. Por favor, enterradme al lado de mi nena y enterradme con mi chaqueta de piel, vaqueros y botas de motociclista. Adiós". Y yo tras saber esta historia, sólo puedo pensar: "pobre Sid", y que cada día amo más a este hombre, llamado Sid Vicious.

martes, 20 de octubre de 2009

Le Fabuleux Destin d'Amélie Poulain

El 3 de Septiembre de 1973 a las 18 horas, 28 minutos, 32 segundos un espermatozoide con un cromosoma X de Raphaël Poulain salía del pelotón para alcanzar un óvulo de su señora, de soltera Amandine Fouet. 9 meses después nacía Amélie Poulain.



Creció aislada de los demás niños por la creencia de su padre de que sufría problemas cardiacos, lo cual era mentira pues a Amélie sólo se le aceleraba el corazón al contacto físico con su padre que le hacía el chequeo. Su madre murió al salir de la Iglesia de Notre Dame aplastada por una turista suicida.



Al cumplir los 22 años, Amélie se va a vivir al barrio de Montmartre donde trabaja como camarera en el Café des deux moulins. El 30 de Agosto de 1997, la noticia de la muerte de Lady Di le hace tirar al suelo la tapa de su perfume la cual choca contra una baldosa del cuarto de baño donde encuentra el tesoro de un niño escondido hace 40 años. Amélie decide que, donde quiera que esté, encontraría a aquel niño y le haría llegar su tesoro, y si su dueño se conmueve se dedicará el esto de su vida a hacer felices a los demás de forma anónima. Lo consigue y Amélie tiene una sensación de completa armonía y decide volcarse hacia los demás para crearles felicidad en sus vidas.


Lo hace pero se olvida de ella misma y de su solitaria vida. Amélie es muy especial, pero es muy introvertida,porque en su infancia nunca jugó con los demás niños, y siente de una forma distinta a los demas.



Amélie tiene un gusto por los pequeños placeres de la vida, como: meter la mano en un saco lleno de guisantes, romper la capita de azúcar cristalizado de una crema catalana con una cuchara, verle la cara en la oscuridad en el cine a la gente, lanzar piedras en el canal de San Martín o tratar de adivinar cuántas parejas están teniendo un orgasmo en París en ese mismo momento.


Un día al pasar por el Metro se encuentra con un curioso chico que colecciona fotos que la gente desecha en los fotomatones, que trabaja parte del día en una feria, en la atracción del tren del terror y otra parte del día en un sex shop. Como un flechazo, ese chico llamado Nino llama increíblemente la atención de Amélie hasta el punto de enamorarse de él. Un día Amélie encuentra un albúm de fotos con todas las fotografías que Nino había coleccionado y clasificado. Sabiendo lo importante que es ese albúm para él, decide entregarselo; pero dado a su tímidez, lo hace de una forma anónima, guíandolo por pistas: le hace seguir flechas pintadas en el suelo, hasta llegar a una estatua que señala a unos prismáticos a través de los cuales se puede ver a Amélie con el albúm. Él va corriendo intentando alcanzar a Amélie pero ella se ha ido dejando el albúm, pero dentro de una de las páginas dice "¿realmente quieres conocerme?".


Entonces es cuando Nino comienza a sentir una irresistible curiosidad por saber quien es esa chica que le devolvió su albúm y de alguna forma, también se enamora de ella. Entonces pega por todo el Metro, en los fotomatones, cárteles donde pone "¿Dónde y cuándo?". Amélie los ve y se disfraza de 'el zorro', se va a un fotomatón y se saca cuatro fotos con el disfraz y con un cártel que dice "Café des deux moulins a partir de las 16:00". Nino encuentra la foto y va al Café donde Amélie trabaja.



Pero ella siente miedo, y no se presenta. Entonces, Nino se marcha desilusionado. Pero Amélie sabiendo que no soportaría dejarlo escapar, dejando escapar aquella oportunidad le pide a una compañera que le meta en el bolsillo otra nota donde pone de nuevo otra hora y lugar. Pero Nino, adelántandose habla con la compañera que le puso la nota en el bolsillo y le pide que le hable sobre Amélie.

Entonces él se presenta en su casa. Y Amélie dispuesta a aprovechar esta oportunidad, abre la puerta y se quedan los dos mirando fijamente. Se besan y aquí acaba la historia. Amélie vive feliz y comiendo perdices con Nino.

domingo, 4 de octubre de 2009

Duerme, linda flor,
su belleza es mayor.
Rojos labios cual carmín
y la fragancia de tierno jazmín.
Sueña en el amor,
el verdadero amor.
Y con su beso despertará
y así el amor triunfará.
La bella durmiente despertará
con el primer beso de amor.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Carpe Diem



Carpe Diem! Aprovecha el día,
no dejes que termine sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus
sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a
expresarte, que es casi un deber.

No abandones tus ansiasde hacer de tu vida
algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar al mundo.
Porque pase lo que pase, nuestra esencia está
intacta.

Somos seres humanos llenos de pasión.
La vida es desierto y es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos
convierte en protagonistas de nuestra propia
historia. Aunque el viento sopla en contra, la
poderosa obra continúa,

tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar, porque sólo en
sueños puede ser libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores, el silencio.

La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes. Huye.

"Emito mi alarido por los techos de este
mundo" dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples,
se puede hacer poesía bella sobre las pequeñas
cosas.

No traiciones tus creencias. Todos necesitamos
aceptación, pero no podemos remar en contra
de nosotros mismos. Eso transforma la vida en
un infierno.

Disfruta el pánico que provoca tener la vida
por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridades.

Piensa que en ti está el futuro y encara a
tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes pueden enseñarte.

Las experiencis de quienes nos precedieron,
de nuestros "poetas muertos", te ayudarán a
caminar por la vida.

La sociedad de hoy somos nosotros, "los poetas
vivos", no permitas que la vida te pase a ti sin
que la vivas.

Walt Whitman

domingo, 20 de septiembre de 2009

El Silmarillion

En el principio Ilúvatar hizo a los Ainur de su pensamiento; y ellos hicieron una Gran Música delante de él. En esta música empezó el Mundo; porque Ilúvatar hizo visible el canto de los Ainur, y ellos lo contemplaron como una luz en la oscuridad. Y muchos de entre ellos se enamoraron de la belleza y la historia del mundo, que vieron comenzar y desarrollarse como en una visión. Por tanto Ilúvatar dio Ser a esta visión, y la puso en medio del Vacío, y el Fuego Secreto fue enviado para que ardiera en el corazón del Mundo; y se lo llamó Eä.

Entonces aquellos de entre los Ainur que así lo deseaban, se levantaron y entraron en el mundo en el principio del Tiempo; y era su misión acabarlo, y trabajar para que la visión se cumpliese. Largo tiempo trabajaron en las regiones de Eä, de una vastedad inconcedible para los Elfos y los Hombres, hasta que el tiempo señalado se hizo Arda, el Reino de la Tierra. Entonces se vistieron con las galas de la Tierra, y allí descendieron y moraron.

Narciso y Eco

Eco era una joven ninfa de los bosques, parlanchina y alegre. Con su charla incesante entretenía a Hera, esposa de Zeus, y estos eran los momentos que el padre de los dioses griegos aprovechaba para mantener sus relaciones extraconyugales. Hera, furiosa cuando supo esto, condenó a Eco a no poder hablar sino solamente repetir el final de las frases que escuchara, y ella, avergonzada, abandonó los bosques que solía frecuentar, recluyéndose en una cueva cercana a un riachuelo.

Por su parte, Narciso era un muchacho precioso, hijo de la ninfa Liríope. Cuando él nació, el adivino Tiresias predijo que si se veía su imagen en un espejo sería su perdición, y así su madre evitó siempre espejos y demás objetos en los que pudiera verse reflejado. Narciso creció así hermosísimo sin ser consciente de ello, y haciendo caso omiso a las muchachas que ansiaban que se fijara en ellas.

Tal vez porque de alguna manera Narciso se estaba adelantando a su destino, siempre parecía estar ensimismado en sus propios pensamientos, como ajeno a cuanto le rodeaba. Daba largos paseos sumido en sus cavilaciones, y uno de esos paseos le llevó a las inmediaciones de la cueva donde Eco moraba. Nuestra ninfa le miró embelesada y quedó prendada de él, pero no reunió el valor suficiente para acercarse.

Narciso encontró agradable la ruta que había seguido ese día y la repitió muchos más. Eco le esperaba y le seguía en su paseo, siempre a distancia, temerosa de ser vista, hasta que un día, un ruido que hizo al pisar una ramita puso a Narciso sobre aviso de su presencia, descubriéndola cuando en vez de seguir andando tras doblar un recodo en el camino quedó esperándola. Eco palideció al ser descubierta, y luego enrojeció cuando Narciso se dirigió a ella.

- ¿Qué haces aquí? ¿Por qué me sigues?

- Aquí... me sigues... -fue lo único que Eco pudo decir, maldita como estaba, habiendo perdido su voz.

Narciso siguió hablando y Eco nunca podía decir lo que deseaba. Finalmente, como la ninfa que era acudió a la ayuda de los animales, que de alguna manera le hicieron entender a Narciso el amor que Eco le profesaba. Ella le miró expectante, ansiosa... pero su risa helada la desgarró. Y así, mientras Narciso se reía de ella, de sus pretensiones, del amor que albergaba en su interior, Eco moría. Y se retiró a su cueva, donde permaneció quieta, sin moverse, repitiendo en voz queda, un susurro apenas, las últimas palabras que le había oído... "qué estúpida... qué estúpida... qué... estu... pida...". Y dicen que allí se consumió de pena, tan quieta que llegó a convertirse en parte de la propia piedra de la cueva...

Pero el mal que haces a otros no suele salir gratis... y así, Nemesis, diosa griega que había presenciado toda la desesperación de Eco, entró en la vida de Narciso otro día que había vuelto a salir a pasear y le encantó hasta casi hacerle desfallecer de sed. Narciso recordó entonces el riachuelo donde una vez había encontrado a Eco, y sediento se encaminó hacia él. Así, a punto de beber, vio su imagen reflejada en el río. Y como había predicho Tiresias, esta imagen le perturbó enormemente. Quedó absolutamente cegado por su propia belleza, en el reflejo. Y hay quien cuenta que ahí mismo murió de inanición, ocupado eternamente en su contemplación. Otros dicen que enamorado como quedó de su imagen, quiso reunirse con ella y murió ahogado tras lanzarse a las aguas. En cualquier caso, en el lugar de su muerte surgió una nueva flor al que se le dio su nombre: el Narciso, flor que crece sobre las aguas de los ríos, reflejándose siempre en ellos.

martes, 15 de septiembre de 2009

Hermafrodito y Sálmacis

Cierto día Afrodita y Hermes se miraron intensamente. Y descubrieron que se amaban. Tan fuerte fue la atracción que sintieron, como poco duradero fue su encuentro. Pero de su unión nació un hijo, a quien sus padres llamaron Hermafrodito, fundiendo en uno sus nombres griegos. Terminada su aventura, la diosa comenzó a sentirse acusada de un nuevo adulterio. Y viendo en su hijo un testimonio vivo de su traición, decidió separarse de él. Lo entregó al cuidado de las ninfas del monte Ida para que lo criaran y lo educaran. Al cumplir 15 años, Hermafrodito abandonó a sus niñeras y se dispuso a recorrer las tierras griegas. Era tan bello como su divina madre pero no había heredado de ella su ardor amoroso. Ante lo encantos femeninos y perspectivas de aventuras, tímidamente bajaba los ojos y se retiraba. Un día, al andar por una región soleada, el calor excesivo le hizo buscar un lago en el que refrescarse. El hijo de Hermes y Afrodita se desnudó y se zambulló en las límpidas aguas. La ninfa Sálmacis, espíritu de aquel lago, no tardó en ver al joven. La visión de aquel hermoso cuerpo despertó en ella la más intensa pasión. Se desnudó también y se deslizó ágil y graciosamente en las aguas cálidas. Hizo todo lo posible por conquistar al joven, pero éste se resistía. Desesperada, lo enlazó fuertemente y suplicó a los dioses:”¡Te debates en vano, hombre cruel! ¡Dioses! Haced que nada pueda jamás separarlo de mí ni separarme de él” Los inmortales atendieron a su pedido y los dos cuerpos quedaron fundidos para siempre en un solo ser, de doble sexo.

lunes, 14 de septiembre de 2009

El Gato Risón

"¿Sólo quieres saber qué camino debes tomar? ¡Pues depende a dónde quieras ir tú! ¿¡Eso no importa?! ¡Entonces realmente no importa el camino que escojas! Sin embargo, si yo buscara un conejo blanco le preguntaría al Sombrero Loco... o allí está la liebre, por este lado... puedes ir, aunque te advierto que también está loca ¿¡pero tú con locos no quieres tener ningún trato?! ¡Oh, eso no lo puedes evitar, porque aquí todos estamos locos!"

lunes, 7 de septiembre de 2009

Apolo y Dafne

Apolo, había recibido una flecha de Cupido que había provocado en él un ciego amor por la bella Dafne, mas no era correspondido. Aquí están las palabras que el dios dirige a su amada:

No sabes, temeraria, no sabes de quién huyes, y por eso huyes. Júpiter es mi padre; por mediación mía se revela tanto lo que será como lo que ha sido; gracias a mí suena el canto en armonía con las cuerdas. Infalible es mi flecha, desde luego, pero hay una que lo es aún más que la mía y que ha causado una herida en mi corazón, antes intacto. Invento mío es la medicina. ¡Ay de mí, porque ninguna hierba es capaz de curar el amor y no sirven de nada a su señor las artes que sirven a los demás!

Aún iba a seguir hablando cuando Dafne huyó a la carrera, despavorida, y al abandonarlo, dejándolo con la palabra en la boca, aun entonces le pareció agraciada. Pero el joven dios no puede soportar por más tiempo dirigirle en vano palabras acariciantes, y obedeciendo a los consejos de su mismo amor, sigue sus huellas en carrera desenfrenada. El perseguidor, ayudado por las alas del amor, es más rápido, acosa la espalda de la fugitiva y echa su aliento sobre los cabellos de ella, que le ondean sobre el cuello. Agotadas sus fuerzas, palideció; vencida por la fatiga de tan acelerada huída, mira las aguas del Peneo y dice: "Socórreme, padre; si los ríos tenéis un poder divino, destruye, cambiándola, esta figura por la que he gustado en demasía". Apenas acabó su plegaria cuando un pesado entorpecimiento se apodera de sus miembros; sus suaves formas van siendo envueltas por una delgada corteza, sus cabellos caen transformándose en hojas, en ramas sus brazos; sus pies, un momento antes tan veloces, quedan inmovilizados en raíces fijas; su esplendente belleza es lo único que de ella queda.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Aragorn y Éowyn

Cuando Aragorn llegaba al pabellón que compartiría esa noche con Legolas y Gimli, donde sus compañeros ya habían entrado, la Dama Éowyn lo siguió y lo llamó. Aragorn se volvió y la vio, una luz en la noche, pues iba vestida de blanco; pero tenía fuego en la mirada.
-¡Aragorn! -le dijo- ¿por qué queréis tomar ese camino funesto?
-Porque he de hacerlo -fue la respuesta-. Sólo así veo alguna esperanza de cumplir mi cometido en la guerra contra Sauron. No elijo los caminos del peligro, Éowyn. Si escuchara la llamada de mi corazón, estaría a esta hora en el lejano Norte, paseando por el hermoso valle de Rivendel.
Ella permaneció en silencio un momento, como si pensara el significado de aquellas palabras. Luego, de improviso, puso una mano en el hombro de Aragorn.
-Sois un señor austero e inflexible -dijo-; así es como los hombres conquistan la gloria. -Hizo una pausa.- Señor -prosiguió-, si tenéis que partir, dejad que os siga. Estoy cansada de esconderme en las colinas, y deseo afrontar el peligro y la batalla.
-Vuestro deber está aquí entre los vuestros -respondió Aragorn.
-Demasiado he oído hablar de deber -exclamó ella-. Pero ¿no soy por ventura de la Casa de Eorl, una virgen guerrera y no una nodriza seca? Ya bastante he esperado con las rodillas flojas. Si ahora no me tiemblan, parece, ¿no puedo vivir mi vida como yo lo deseo?
-Pocos pueden hacerlo con honra -respondió Aragorn-. Pero en cuanto a vos, señora: ¿no habéis aceptado la tarea de gobernar al pueblo hasta el regreso del Señor? Si no os hubieran elegido, habrían nombrado a algún mariscal o capitán, y no podría abandonar el cargo, estuviese o no cansado de él.
-¿Siempre seré yo la elegida? -replicó ella amargamente-. ¿Siempre tendré yo que quedarme en casa cuando los Jinetes parten, dedicada a pequeños menesteres mientras ellos conquistan la gloria, para que al regresar encuentren lecho y alimento?
-Quizá no esté lejano el día en que nadie regrese -dijo Aragorn-. Entonces ese valor sin gloria será muy necesario, pues ya nadie recordará las hazañas de los últimos defensores. Las hazañas no son menos valerosas porque nadie las alabe.
Y ella respondió: -Todas vuestras palabras significan una sola cosa: Eres una mujer, y tu misión está en el hogar. Sin embargo, cuando los hombres hayan muerto con honor en la batalla, se te permitirá quemar la casa e inmolarte con ella, puesto que ya no la necesitarán. Pero soy de la Casa de Eorl, no una mujer de servicio. Sé montar a caballo y esgrimir una espada, y no temo el sufrimiento ni la muerte.
-¿A qué teméis, señora? -le preguntó Aragorn.
-A una jaula. A vivir encerrada detrás de los barrotes, hasta que la costumbre y la vejez acepten el cautiverio, y la posibilidad y aun el deseo de llevar a cabo grandes hazañas se hayan perdido para siempre.
-Y a mí me aconsejabais no aventurarme por el camino que he elegido, porque es peligroso.
-Es el consejo que una persona puede darle a otra -dijo ella-. No os pido, sin embargo que huyáis del peligro, sino que vayáis a combatir donde vuestra espada puede conquistar la fama y la victoria. No me gustaría saber que algo tan noble y tan excelso ha sido derrochado en vano.
-Ni tampoco a mí -replicó Aragorn-. Por eso, señora, os digo: ¡Quedaos! Pues nada tenéis que hacer en el Sur.
-Tampoco los que os acompañan tienen nada que hacer allí. Os siguen porque no quieren separarse de vos... porque os aman. -Y dando media vuelta Éowyn se alejó desvaneciéndose en la noche.

sábado, 29 de agosto de 2009

Johnny Rotten

Oh, Johnny! Aunque estés loco y seas un poco raro, te amoooooooooo ♥


domingo, 23 de agosto de 2009

Venus

Una diosa en la cima de la montaña
Se quemaba como una llama plateada
Una cumbre de belleza y amor
Y Venus era su nombre...

Ella lo tiene
Sí, cariño... ella lo tiene...
Soy tu Venus
Soy tu fuego, tu deseo...

Sus armas eran sus ojos cristalinos
Haciendo a cada hombre enloquecer
Negra como la noche oscura ella era
Consiguió lo que ninguna otra

jueves, 20 de agosto de 2009

Maese Samsagaz, el bravo

Apenas hubo escondido Sam la luz del cristal de estrella, Ella-Laraña reapareció. Un poco más adelante, Sam vio de pronto, saliendo de un negro agujero la forma más abominable que había contemplado jamás. Ella-Laraña avanzó con una rápidez espantosa. Estaba entre Sam y su amo. O no vio a Sam, o prefirió evitarlo momentáneamente por ser el portador de la luz, lo cierto es que dedicó toda su atención a una sola presa, Frodo, que privado de la Redoma e ignorando aún el peligro que lo amenazaba, corría sendero arriba. Pero Ella-Laraña era más veloz: unos saltos más y le daría alcanze.

Sam jadeó, y juntando todo el aire que lequedaba en los pulmones alcanzó a gritar: -¡Cuidado, atrás! ¡Cuidado, mi amo! Yo estoy... -pero algo le ahogó el grito en la garganta.

Una mano larga y viscosa le tapó la boca y otra le atenazó el cuello, en tanto algo se le enroscaba alrededor de la pierna. Tomado por sorpresa, cayó hacia trás en los brazos del agresor.
-¡Lo hemos atrapado! -siseó la voz de Gollum al oído de Sam-. Por fin, mi tesoro, por fin lo hemos atrapado, sí, al hobbit perverso. Nos quedamos con éste. Que Ella se quede con el otro. Oh, sí, Ella-Laraña lo tendrá, no Sméagol: él prometió; él no le hará ningún daño al amo. Pero te tiene a ti, pequeño fisgón inmundo y perverso. -Le escupió a Sam.

La furia desencadenada por la traición, y la desesperación de verse retenido en un momento en que Frodo corría un peligro mortal, dotaron a Sam de improviso de una energía y una violencia que Gollum jamás habría sospechado en aquel hobbit a quien consideraba torpe y estúpido. Ni el propio Gollum hubiera sido capaz de retorcerse y debatirse con tanta celeridad y fiereza. Sam trató de darse la vuelta para traspasar con la espada a su enemigo. Pero Gollum fue demasiado rápido. Entonces Sam atacó otra vez; sin detenerse le asestó un golpe salvaje. Eso fue suficiente para Gollum. Atacar de improviso por la espalda era uno de sus trucos habituales, y casi nunca le había fallado. Pero esta vez, ofuscado por el despecho había cometido un error de hablar y jactarse antes de aferrar con ambas manos el cuello de la víctima. Y ahora lo enfrentaba un enemigo furioso, y apenas más pequeño que él. No era una lucha para Gollu. Sam levantó la espada del suelo y la blandió. Gollum lanzó un chillido, y escabulléndose huyó.

Sam lo persiguió, espada en mano. Por el momento, salvo la furia roja que le había invadido el cerebro, y el deseo de matar a Gollum, se había olvidado de todo. Entonces el recuerdo de Frodo y del monstruo lo sacudió como el estallido de un trueno. Dio media vuelta y en una enloquecida carrera se precipitó hacia el sendero, gritando sin cesar el nombre de su amo.

Frodo yacía de cara al cielo, y Ella-Laraña se inclinaba sobre él, tan dedicada a su víctima que no advirtió la presencia de Sam. Junto a Frodo en el suelo, inútil desde que se le cayera de la mano, centelleaba la espada élfica, Dardo. Sam no perdió tiempo y recogió la espada. Luego atacó. Jamás se vio ataque más feroz en el mundo salvaje de las bestias, como si una alimaña pequeña y desesperada, armada tan sólo de dientes diminutos, se lanzara contra una torre de cuerno y cuero, inclinaba sobre el compañero caído.

Como interrumpida en medio de un gran festín por el grito de Sam, Ella-Laraña se volvió lentamente hacia él aquella mirada horrenda y maligna. Pero antes de que llegara a advertir la furia de este enemigo era mil veces superior a todas las que conociera en años incontables, la espada centelleante le dio una estocada en un gran ojo que quedó en tinieblas. Pero Ella-Laraña no era como los dragones, y no tenía puntos más vulnerables que los ojos. Sam saltó adentro en el arco formado por las patas debajo de la bestia, momentáneamente fuera del alcance de los picotazos y garras. El vientre enorme pendía sobre él con una pútrida fosforescencia, y el hedor le impedía respirar. No obstante, la furia de Sam alcanzó para que asestara otro golpe, y antes de que Ella-Laraña se dejara caer sobre él y lo sofocara, junto con ese pequeño arrebato de insolencia y coraje, le clavó la hoja de la espada élfica, con una fuerza desesperada. Ella-Laraña se encogió al sentir el golpe, pero enseguida levantó el gran vientre muy por encima de la cabeza de Sam. La hoja le había abierto una incisión horrible, mas no habóa fuerza humana capaz de atravesar aquellos pliegues y repliegues monstruosos, ni aun conun acero forjado por los Elfos o por los Enanos, o empuñado por Beren o Túrin. Luego Ella-Laraña dejó caer otra vez la mole enorme sobre Sam. Demasiado pronto. Pues Sam tomando con ambas manos la hoja élfica, y apuntándola al aire paró el descenso de aquel techo horrible; y así Ella-Laraña, con todo el poder de su propia y cruel voluntad, con una fuerza superior a la del puño del mejor guerrero, se precipitó sobre la punta implacable. Más y más profundamente penetraba cada vez aquella punta, mientras Sam era aplastado poco a poco contra el suelo.

Jamás Ella-Laraña había conocido ni había soñado conocer un dolor semejante en toda su larga vida de maldades. Ni el más valiente de los soldados de la antigua Gondor, ni el más salvaje de los orcos había resistido de ese modo, y nadie, jamás, le había traspasado con el acero la carne bienamada. Se estremeció de arriba abajo. Levantó una vez más la gran mole, tratando de arrancarse el dolor, y combando bajo el vientre los tentáculos crispados de las patas, dio un salto convulsivo hacia atrás.

Sam yacía cerca de la cabeza de Frodo; aún empuñando la espada. Levantó con lentitud la cabeza y la vio, a unos pocos pasos, y ella lo miraba; una saliva venenosa le goteaba del pico, y un limo verdoso le rezumaba el ojo lastimado. Allí estaba, agazapada, el vientre palpitante desparramado en el suelo, los grandes arcos de las patas, que se estremecían, estaba domada al fin, encogida en la derrota y temblaba tratando de huir. Llegó al agujero y se escurrió dejando un reguero de limo amarillo verdoso y desapareció.

Sam se quedó solo. Penosamente, mientras la noche del País Sin Nombre cía sobre el lugar de la batalla, se arrastró de nuevo hacia su amo.
-¡Mi amo, mi querido amo! -gritó. Pero Frodo no habló. Yacía pálido, inmóvil e insensible a cualquier voz.
-¡Mi amo, mi querido amo -repitió Sam, y esperó durante un largo silencio, escuchando en vano. Luego lo más rápido que pudo, le cortó las telarañas que Ella-Laraña había tejido sobre él y apoyó la cabeza en el pecho y en la boca de Frodo pero no descubrió ningún signo de vida, ni el más leve latido del corazón.
-¡Frodo, señor Frodo! -exclamó-. ¡No me deje aquí solo! Es su Sam quien lo llama. No se vaya a donde yo no pueda seguirlo. ¡Despierte, señor Frodo! ¡Oh, por favor, despierte, Frodo! ¡Despierte, Frodo, pobre de mí, pobre de mí! ¡Despierte!

Entonces por fin rompió a llorar.


martes, 18 de agosto de 2009



-¿Les digo un secreto? ¿Prometen no contarlo?

Este pozo milagroso es.

Si deseas algún bien
se lo podrás pedir,
si el eco le oyes repetir
tu anhelo lograrás.

Deseo
que un gentil galán
me entregue
su amor.


Quisiera
oírle cantar
su intensa pasión.

Deseo
que no tarde más
que venga
mi bien.

-Tu bien.

domingo, 9 de agosto de 2009

Éowyn, Dama de Rohan

La mujer dio media vuelta y entró lentamente en la casa. En el momento en que franqueaba las puertas, volvió la cabeza y miró hacia atrás. Graves y pensativos, los ojos de Éowyn se posaron en el rey con serena piedad. Tenía el rostro muy hermoso, y largos cabellos que parecían un río dorado. Alta y esbelta era ella en la túnica blanca ceñida de plata; pero fuerte y vigorosa a la vez, templada como el acero, verdadera hija de reyes. Así fue como Aragorn vio por primera vez a la luz del día a Éowyn, Dama de Rohan, y la encontró hermosa, hermosa y fría, como una clara mañana de primavera que todavía no ha alcanzado la plenitud de la vida. Y Éowyn de pronto lo miró: noble heredero de reyes, con la sabiduría de muchos inviernos, envuelto en andrajosa capa gris que ocultaba un poder que ella no podía dejar de sentir. Permaneció inmóvil un instante, como una estatua de piedra; luego, volviéndose rápidamente, entró en el castillo.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Somewhere over the Rainbow

Cuando el mundo entero
es una confusión irreparable
Y las gotas de lluvia
caen por todas partes
El Cielo abre un sendero mágico

Cuando todas las nubes
oscurecen el firmamento
Aparece el camino del Arcoiris
para que lo encuentres
Conduciéndote desde tu ventana
Hacia un lugar detrás del sol
Unos pasos más allá de la lluvia

En algún lugar sobre el Arcoiris
muy, muy alto
hay una Tierra sobre la que he escuchado hablar
una vez en una canción de cuna

En algún lugar sobre el Arcoiris
los cielos son azules
y los sueños que te atreves a soñar
se vuelven realidad

Algún día desearía estar sobre una estrella
y despertar en donde las nubes estén lejos detrás de mí
donde los problemas se derriten como gotas de limón
por encima de de las chimeneas
allí es donde me encontrarás

En algún lugar sobre el Arcoiris
los pájaros azules vuelan
los pájaros vuelan por el Arcoiris
Entonces, ¿por qué, oh, por qué yo no puedo?

Si los felices pajaritos azules vuelan
sobre el Arcoiris
¿por qué, oh, por qué yo no?

domingo, 2 de agosto de 2009

Behind Blue Eyes

"Mírame y deja que me sumerja
en el azul de tus ojos
déjame surcar ese cielo"

viernes, 31 de julio de 2009

Fangorn

-Hrum, hum -murmuró la voz, profunda como un instrumento de madera de voz muy grave-. ¡Muy curioso en verdad! No te apresures, ésa es mi divisa. Pero si os hubiera visto antes de oír vuestras voces (me gustaron, hermosas vocecitas que me recuerdan algo que no puedo precisar), si os hubiera visto antes de oíros, os habría aplastado en seguida, pues os habría tomado por pequeños orcos, descubriendo tarde mi error. Muy raros sois en verdad. ¡Raíces y brotes, muy raros!
Pippin, aunque todavía muy asombrado, perdió el miedo. Sentía ante aquellos ojos una curiosa incertidumbre, pero ningún temor.
-Por favor -dijo-, ¿quién eres? ¿Y qué eres?
Una mirada rara asomó entonces a los viejos ojos.
-Hrum, bueno -respondió la voz-. En fin, soy un Ent, o así me llaman. Sí, Ent es la palabra. Soy el Ent, podríais decir, en vuestro lenguaje. Algunos me llaman Fangorn, otros Bárbol. Vosotros podéis llamarme Bárbol.
-¿Un Ent? -dijo Merry-. ¿Qué es eso? ¿Pero qué nombre te das? ¿Cómo te llamas en verdad?
-¡Hu, veamos! -respondió Bárbol-. ¡Hu! ¡Eso sería decirlo todo! No tan deprisa. Soy yo quien hace aquí las preguntas. Estáis en mi país. ¿Quiénes sois vosotros, me pregunto? No alcanzo a reconoceros. No me parece que estéis en las largas listas que aprendí cuando era joven. Pero eso fue hace muchísimo tiempo, y pueden haber hecho nuevas listas. ¡Veamos! ¡Veamos! ¿Cómo era?
¡Aprended ahora la ciencia de las Criaturas Vivientes!
Nombrad primero los cuatro, los pueblos libres:
los más antiguos, los hijos de los Elfos
el Enano que habita en moradas sombrías;
el Ent, nacido de la tierra, viejo como los montes;
el Hombre mortal, domador de caballos.

"Hm, hm, hm.

El castor que construye, el gamo que salta,
el oso aficionado a la miel, el jabalí que lucha,
el perro hambriento, la liebre temerosa...

"Hm, hm.

El águila en el aire, el buey en la pradera,
el ciervo de corona de cuerno, el halcón el más rápido,
el cisne el más blanco, la serpiente la más fría...

"Hum, hm; hum, hm, ¿cómo seguía? Rum tum, rum tum, rumti tum tum. Era una larga lista. ¡Pero de todos modos parece que no encajaréis en ningún sitio!
-Parece que siempre nos dejaron fuera de las viejas listas, y las viejas historias -dijo Merry-. Sin embago, andamos de un lado a otro desde hace bastante tiempo. Somos hobbits.
-¿Por qué no añadir otra línea? -dijo Pippin.

Los hobbits medianos, que habitan en agujeros.

"Si nos pones entre los cuatro, después del Hombre (la Gente Grande), quizá hayas resuelto el problema.
-Hm. No está mal. No está mal -dijo Bárbol-. Podemos hacerlo. Así que habitáis en agujeros, ¿eh? Parece muy bien, y adecuado. ¿Quién os llama hobbits, de todos modos? No me parece una palabra élfica. Los Elfos crearon todas las palabras antiguas; ellos empezaron.
-Nadie nos llama hobbits. Nosotros nos llamamos así a nosotros mismos -dijo Pippin.
-Hum, hum. Un momento. No tan deprisa. ¿Os llamáis hobbits a vosotros mismos? Pero no tenéis que ir diciéndoselo a cualquiera. Pronto estaréis divulgando vuestros nombres verdaderos si no tenéis cuidado.
-Eso no nos preocupa -dijo Merry-. En verdad yo soy un Brandigamo, Meriadoc Brandigamo, aunque casi todos me llaman Merry.
-Y yo soy Tuk, Peregrin Tuk, pero generalmente me llaman Pippin.
-Hm, sois realmente gente apresurada -dijo Bárbol-. Vuestra confianza me honra, pero no tenéis que ser tan francos al principio. Hay Ents y Ents, ya sabéis; o hay Ents y cosas que parecen Ents pero no lo son, como diríais vosotros. ¡Hu, vamos! Hum, hm, ah, bien. -Hizo una pausa, mirando largamente a los hobbits.- Hum, ah, bien, no sé qué decir, vamos.
-Si quieres oír algo más -dijo Merry- te lo contaremos. Pero llevará tiempo. ¿No quisieras ponernos en el suelo? ¿No podríamos sentarnos juntos al sol, mientras hay sol? Estarás cansado de tenernos siempre alzados.
-Hm, ¿cansado? No, no estoy cansado. No me canso fácilmente. Y no tengo la costumbre de sentarme. No soy muy, hm, plegadizo.

domingo, 26 de julio de 2009

"Es como en las grandes historias, señor Frodo, las que realmente son importantes... llenas de peligro y oscuridad... a veces ni siquiera quieres conocer el final... porque ¿cómo puede ser un final feliz? ¿Cómo puede el mundo volver a ser como era, después de toda la maldad que ha sufrido? Pero al final la sombra es sólo algo pasajero... incluso la oscuridad debe pasar... Un nuevo día vendrá... y cuando el sol brille, brillará con más fuerza... Estas son las historias que escuchamos, que significan algo, incluso si eres demasiado pequeño para entenderlas... En todas estas historias, tenían muchas posibilidads de rendirse pero no lo hicieron, siguieron su camino... porque ellos estaban aferrados a algo... a que hay algo de bondad en este mundo y es algo por lo que vale la pena luchar." Samsagaz Gamyi

jueves, 25 de junio de 2009

Si yo viviese en la Tierra Media, creo que sería una hobbitina alba, aunque con sangre Tuk... me casaría con el hobbit, Meriadoc Brandigamo, señor de los Gamos... dado a que no existe un Lord George en esas tierras ¡porque yo soy fiel hasta la muerte a mi George! Soy de esas personas tranquilas, que disfruta de las pequeñas cosas de la vida, que siempre se esfuerza por ver las cosas meritorias de las personas... me asustan los riesgos, y prefiero estar en mi cómodo agujero-hobbit durmiendo tranquila ¡sin magos "perturbadores de la paz" que te saquen a matar dragones! Aunque mi lado Tuk sigue latiente y me llama a emprender riesgos que, si no fracasan, pueden llegar a tener finales muy felices. Mi lado Tuk es valiente y se aburre de estar sin hacer nada. Es por eso que emprendo esta batalla, titulada "La Última Batalla". Batalla en la que los primeros arcos han sido tensados y las flechas han sido disparadas y han dado en el objetivo... esta batalla acaba de comenzar. ¡Nada mejor que comenzar por el comienzo! Los Elfos están de mi bando, son mis aliados. ¡Lucho contra terribles orcos dirigidos por Saruman, aliado de Sauron! ¿Me ayudas?

sábado, 20 de junio de 2009

Lugar Idealizado


En un lugar idealizado, todas las ideas son idealistas. Yo soy Lady Annelies de Harrison, la creativa. ¿Quién eres tú? Nací en el año 53 d.J.L. (después de John Lennon) en el mes séptimo según el calendario Juliano, bajo la constelacion de Libra regida por Venus/Afrodita. Mi amor es Lord George, el dulce.

Mi Reino no es muy grande... en las costas del sur de Britania, hay un lugar llamado Strawberry Field. A través del cual se llega a mi Jardín: éste. Donde hundes tus gentiles pies, en la mullida y brillante hierba verde cubierta por el rocío de la mañana. Donde las flores crecen altas, y sus pétalos son de celofán. Donde sólo tiene cabida la bondad. Los cielos son de caleidoscopio y huntados de mermelada azulada. Y los árboles de mandarina son tan dulces como los campos de fresas que se extienden en el lado oeste hasta el infinito.

Yo soy la princesa de ese Jardín. Y George es el príncipe, mi príncipe azul. Yo estaba sumida en un terrible sueño antes de llegar aquí. Una malvada hechicera llamada Maléfica me lanzó una maldición: me envió a un alto y solitario torreón custodiado por un dragón y dijo "dormirás eternamente, hasta que el Amor Verdadero te salve". Un día, mi dulce y audaz George vino cabalgando en su hermoso corcel hasta mi torreón, venció al dragón y vino a despertarme de mi pesadilla. Con un dulce beso de Amor Verdadero me devolvió a la vida.

Ahora que conoces mi historia, ¿por qué no me cuentas la tuya?

jueves, 11 de junio de 2009

Chaplin

Re-edito esta entrada. Para añadir más cosas. He visto la película entera de "El Gran Dictador" en Youtube... y al llegar la escena final, me he emocionado tanto que he llorado. Primero, el discurso que da el barbero confundido por Hynkel, demuestra el gran corazón de Chaplin. Y, lo admiro todavía más. Segundo, hoy he estado todo el día mal... ha sido un día horrible... se me quitaron las ganas de vivir. Pero al escuchar las palabras que el barbero le decía a Hannah, he imaginado que me las decía a mí... me dio tantas esperanzas que no pude contener las lágrimas. Por eso, Chaplin es otra persona que me ha ayudado emocionalmente a recuperar la esperanza. Hay muchos artistas que han conseguido eso en mí... Beethoven, Harrison, Mercury!...

lunes, 8 de junio de 2009

El Hobbit

Todo lo que el confiado Bilbo vio aquella mañana fue un anciano con un bastón. Tenía un sombrero azul, alto y puntiagudo, una larga capa gris, una bufanda de plata sobre la que colgaba una barba larga y blanca hasta más abajo de la cintura, y botas negras.
-¡Buenos días! -dijo Bilbo, y esto era exactamente lo que quería decir. El sol brillaba y la hierba estaba muy verde. Pero Gandalf lo miró desde abajo de las cejas largas y espsas, más sobresalientes que el ala del sombrero, que le ensombrecía la cara.
-¿Qué quieres decir? -preguntó-. ¿Me deseas un buen día, o quieres decir que es un buen día, lo que quiera yo o no; o que hoy te sientes bien; o que es un día en que conviene ser bueno?
-Todo eso a la vez -dijo Bilbo-. Y un día estupendo para una pipa de tabaco a la puerta de casa, además. ¡Si lleváis una pipa encima, sentaos y tomad un poco de mi tabaco! ¡No hay prisa, tenemos todo el día por delante! -Entonces Bilbo se sentó en una silla junto a la puerta, cruzó las piernas y lanzó un hermoso anillo de humo gris que navegó en el aire sin romperse, y se alejó flotando sobre La Colina.
-¡Muy bonito! -dijo Gandalf-. Pero esta mañana no tengo tiempo para anillos de humo. Busco a alguien con quien compartir una aventura que estoy planeando, y es difícil dar con él.
-Pienso lo mismo... En estos lugares somos gente sencilla y tranquila y no estamos acostumbrados a las aventuras. ¡Cosas desagradables, molestas e incómodas que retrasan la cena! No me explico por qué atraen a la gente -dijo nuestro señor Bolsón, y metiendo un pulgar detrás del tirante, lanzó otro anillo de humo más grande aún. Luego sacó el correo matutino y se puso a leer, fingiendo ignorar al viejo. Pero el viejo no se movió. Permaneció apoyado en el bastón observando al hobbit sin decir nada, hasta que Bilbo se sintió bastante incómodo y aun un poco enfadado.- ¡Buenos días! -dijo al fin-. ¡No queremos aventuras aquí, gracias! ¿Por qué no probáis más allá de La Colina o al otro lado de Delagua? -Con esto daba a entender que la conversación había terminado.
-¡Para cuántas cosas empleas el Buenos días! -dijo Gandalf-. Ahora quieres decir que intentas deshacerte de mí y que no serán buenos hasta que me vaya.
-¡De ningún modo, de ningún modo, mi querido señor! Veamos, no creo conocer vuestro nombre...
-¡Sí, sí, mi querido señor, y yo sí que conozco tu nombre, señor Bilbo Bolsón! Y tú también sabes el mío, aunque no me unas a él. ¡Yo soy Gandalf, y Gandalf soy yo! ¡Quién iba a pensar que un hijo de Belladona Tuk me daría los buenos días como si yo fuese vendiendo botones de puerta en puerta!
-¡Gandalf, Gandalf! ¡Válgame el cielo! ¿No sois vos el mago errante que dio al Viejo Tuk un par de botones mágicos de diamante que se abrochaban solos y no se desabrochaban hasta que les dabas una orden? ¿No sois vos quien contaba en las reuniones aquellas historias maravillosas de dragones, trasgos y gigantes y rescates de princesas y la inesperada fortuna de los hijos de madre viuda? ¿No el hombre que acostumbraba a fabricar aquellos fuegos de artificio tan excelentes? ¡Los recuerdo! El Viejo Tuk los preparaba en los solsticios de verano. ¡Espléndidos! Subían como grandes lirios, cabezas de dragón y árboles de fuego que quedaban suspendidos en el aire durante todo el crepúsculo. -Ya os habréis dado cuenta de que el señor Bolsón no era tan prosaico como el mismo creía, y también de que era muy aficionado a las flores.- ¡Diantre! -continuó-. ¿No sois vos el Gandalf responsable de que tantos y tantos jóvenes apacibles partiesen hacia el Azul en busca de locas aventuras? Cualquier cosa desde trepar árboles a visitar elfos... o zarpar en barcos, ¡y navegar hacia otras costas! ¡Caramba!, la vida era bastante apacible entonces... Quiero decir, en un tiempo tuvisteis la costumbre de perturbarlo todo en estos sitios. Os pido perdón, pero no tenía ni idea de que todavía estuvieseis en actividad.
-¿Dónde si no iba a estar? -dijo el mago.- De cualquier modo, me complace descubrir que recuerdas con cariño mis fuegos artificiales, y eso es reconfortante. Y en verdad, por la memoria de tu viejo abuelo Tuk y por la memoria de la pobre Belladona, te concederé lo que has pedido.
-Perdón, ¡yo no he pedido nada!
-¡Sí, sí lo has hecho! Dos veces ya. Mi perdón. Te lo doy. De hecho iré tan lejos como para embarcarme en esa aventura. Muy divertida para mí, muy buena para ti... y quizá también muy provechosa, si sales de ella sano y salvo.
-¡Disculpad! No quiero ninguna aventura, gracias. Hoy no. ¡Buenos días! Pero venid a tomar el té ¡cuando gustéis! ¿Por qué no mañana? ¡Sí, venid mañana! ¡Adiós! -Con esto el hobbit retrocedió escabulléndose por la redonda puerta verde, y la cerró lo más rápido que pudo sin llegar a parecer grosero. Al fin y al cabo, un mago es un mago.

El Hobbit - J.R.R. Tolkien

sábado, 6 de junio de 2009

Celosía Alveolada

Te amo
Pero tú no tienes ni la menor idea
de lo que siento por dentro
es un fuego abrasador
un fuego incontrolable
¡un fuego que se apaga
como una vela sin cera
cuando indiferente pasas!

No, no creas que se apaga
crece más

Beethoven

"El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad."

"¡Actúa en vez de suplicar. Sacrifícate sin esperanza de gloria ni recompensa! Si quieres conocer los milagros, hazlos tú antes. Sólo así podrá cumplirse tu peculiar destino."

"Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo."

Ludwig Van Beethoven

Gracias Ludwig. Ich liebe dich

¡Beethoven me ha enseñado tantas cosas!... de sus sinfonías, las que más me gustan son: la segunda, es maravillosamente magnífica, como música sacada del Cielo... la quinta, es sublimidad... y la séptima, más conocida como "Claro de Luna", he leído que la compuso debido a la desesperación que sentía por su sordera. Realmente le humillaba mucho el estar sordo. Su padre, al ver el fenómeno de Mozart, quiso que su hijo fuese como él: un niño prodigio. La verdad, Ludwig tenía mucho talento, así que su padre lo explotó mucho... porque él apenas se relacionaba con los otros niños. Su padre, además era borracho y su madre estaba siempre enferma. Era un Artista Romántico. De esos que te desgarran el alma, desbordan lágrimas por tus incontenibles ojos... es Increíble. Edgar Allan Poe es otro romántico o modernista, pero su sensibilidad se me clava tanto en el corazón. Me fascina tanto esa gente tan sublimemente sensible.

Yo he aprendido de Beethoven, la importancia de la perseverancia. Últimamente he dudado en la existencia de Dios. Muchas veces lo he hecho. Porque... si Él realmente existe, ¿por qué hay tanta infelicidad en el mundo? Hay cosas tan horribles en este mundo, que es difícil de creer que eso lo haya inventado Dios. Si tantos milagros hace, ¿por qué nunca me concede ni uno solo? Yo sólo pido Amor, es lo único que quiero. ¿Por qué no me lo da, siendo Él el Amor? ¿por qué a veces siento que ahí arriba no hay nadie? Yo no sé si existe o no... pero para lograr algo, no sirve de nada rezar y suplicar... para lograr algo, hay que sudar, llorar y sangrar. Y, yo a veces pienso que pierdo el tiempo creyendo en que Alguien me va a conceder milagros. Nadie va a hacer nadie por mí. Pero el Amor es algo entre dos, y si no hay un segundo, no puedo conseguir nada.

Yo estaba en el clímax de la tristeza y la agonía cuando leí esas tres frases de ahí arriba. Y sólo leerlas me ayudó tanto, que me recuperé. Yo, como soy libra, me balanceo de un lado a otro constantemente. Y en un momento, estoy feliz y en otro triste. La balanza se inclinó hacia la felicidad cuando leí esas frases. ¡Es lo único que pudo consolarme! Parecía que leían mi pensamiento... por eso yo tengo mucho que agradecerle a Beethoven.


lunes, 1 de junio de 2009

Biografía de George Harrison (1943-1959)

George Harold Harrison nació el 24 de febrero de 1943, en el 12 de Arnold Grove, en Wavertree, suburbio de Liverpool, ciudad por entonces devastada por los aviadores nazis en el barrio de Hunts Cross. Su infancia se desarrolló en una casa adosada con cuatro habitaciones pegada pared a pared con sus vecinos y con el sanitario en el patio, y a veinte minutos a pie de la estación donde tomaba el autobús para ir a la escuela. Una beca en el Instituto de Liverpool, le abrió las puertas para una vida mejor.

Nació en el seno de una familia de ascendencia irlandesa por parte de su madre, Louise, ama de llaves e intentó educar a sus hijos (tres niños y una niña, George era el menor de los cuatro hermanos) en el catolicismo. Su padre, Harold Harrison, había sido marino hasta que abandonó su puesto y desempeñó el de conductor de autobús municipal. Harrison recordó haber tenido una infancia feliz, aunque humilde. Fue el único Beatle cuya infancia no fue empañada por la muerte o el divorcio de sus padres. Cuando cumplió seis años la familia se mudó a una casa más grande en la cerca de Speke y aunque la economía familiar no era muy boyante salieron adelante, siendo una familia muy unida.

Acudió a la escuela infantil Dovedale Road, cerca de Penny Lane, al mismo tiempo que John Lennon. A los once años, tras pasar una prueba, le fue concedida una plaza en el Liverpool Institute for Boys, edificio hoy en día convertido en el Liverpool Institute for Performing Arts, en el cual conoció a Paul McCartney. A los doce años, poco antes de dar inicio el curso, fue ingresado en el hospital debido a una nefritis. Durante su convalecencia con ayuda de su madre compró su primera guitarra, una Egmond de segunda o tercera mano, a un compañero de Dovedale, Raymond Hughes, por 3 libras con 10 chelines, que puso en segundo lugar sus estudios y en primero sus habilidades como intérprete.

Desde pequeño, escuchaba todo tipo de música por la radio, desde el viejo music-hall británico hasta el country de Hank Williams. Al igual que muchos de los jóvenes de la época, Harrison, quedó encantado con el rock’n’roll que llegaba a través de Radio Luxemburgo o bajaba de los barcos en las manos de los marineros. Por entonces, estaba enamorado de Fats Domino, Elvis Presley y del rock, aunque lo que tocaba era skiffle: una especie de rockabilly en el que la percusión consiste en una escobilla frotando una tabla de fregar, y cuyo máximo ídolo era Lonnie Donegan.

Poco después, al tiempo que conseguía su primera "guitarra decente", una Hofner President, forma su primer grupo tras el auge del skiffle: The Rebels, junto a su hermano Peter y Arthur Kelly. Fue el único de los hermanos que asistió a la escuela secundaria, donde se matricularía en el prestigioso Instituto de Liverpool. Conoció a Paul en el colegio, con quien realizaba el mismo trayecto diario en autobús y en sus ratos libres siempre se reunía con él en su casa para tocar.

Pasado un tiempo, cuando George contaba con catorce años Paul le presentó a John Lennon, con quien formaba el grupo The Quarrymen y al resto del grupo, pero nadie le invita a unirse. George se uniría a ellos más tarde, ya que entonces era demasiado joven (catorce años). Paul era nueve meses mayor, y John le llevaba dos años. George empezó a rondarlos y cada vez que le dejan sube al escenario a acompañarlos. Sin darse cuenta, George comienza a ir a los ensayos y era capaz de tocar solos. Más tarde, Paul McCartney escuchó a Harrison tocar el riff de "Raunchy" en el autobús de camino a casa y le propuso unirse al grupo. Tomada ya la decisión por parte de John y Paul, eliminan del grupo a Eric Griffiths y George seria el guitarrista principal del grupo, esto seria el 13 de Marzo de 1958. Entre los artistas que influyen en su forma de tocar destacan Elvis Presley, Little Richard, Buddy Holly, Fats Domino, Bill Halley, Eddie Cochran, Lonnie Donegan y Chet Atkins.

Pero eso de estudiar no era lo suyo y suspendió todas las asignaturas, excepto Arte. Como comprobó que eso de estudiar era una perdida de tiempo, aceptó un puesto de aprendiz de electricista. Tras abandonar la escuela en 1959, alternó durante poco tiempo su afición a la música con el trabajo de aprendiz de electricista.

sábado, 30 de mayo de 2009

Cuentos de Beedle el Bardo

LA FÁBULA DE LOS TRES HERMANOS

Había una vez tres hermanos que viajaban a la hora del crepúsculo por una solitaria y sinuosa carretera. Los hermanos llegaron a un río demasiado profundo para vadearlo y demasiado peligroso para cruzarlo a nado. Pero como los tres hombres eran muy diestros en las artes mágicas, sólo tuvieron que agitar sus varitas he hicieron aparecer un puente para atravesar las traicioneras aguas. Cuando se hallaban hacia la mitad del puente, una figura encapuchada les cerró el paso... Y la Muerte les habló. Estaba contrariada porque acababa de perder a tres posibles víctimas, ya que normalmente los viajeros se ahogaban en el río. Pero ella fue muy astuta y, fingiendo felicitar a los tres hermanos por sus poderes mágicos, les dijo que cada uno tenía la opción a un premio por haber sido lo bastante inteligentes como para eludirla.

Así pues, el hermano mayor, que era un hombre muy combativo, pidió la varita mágica más poderosa que existiera, una varita capaz de hacerle ganar todos los duelos a su propietario; en definitiva, ¡una varita digna de un mago que había vencido a la Muerte! Ésta se encaminó hacia un saúco que había en la orilla del río, hizo una varita con una rama y se la entregó.

A continuación, el hermano del medio, que era muy arrogante, quiso humillar aún más a la Muerte, y pidió que le concediera el poder de devolverles la vida a los muertos. La Muerte tomó una pidra de la orilla del río y se la entregó, diciéndole que la piedra tendría el poder de resucitar a los difuntos.

Por último, la Muerte le preguntó al hermano menor qué deseaba. Éste era el más humilde y también el más sensato de los tres, y no le tenía la más mínima confianza. Así que le pidió algo que le permitiera marcharse de aquel lugar sin que ella pudiera seguirlo. Y la Muerte, de mala gana, le entregó su propia capa para volverse invisible.

Entonces la Muerte se apartó y dejó que los tres hermanos siguieran su camino. Y así lo hicieron ellos mientras comentaban, maravillados, la aventura que les había dado la Muerte. A su debido tiempo, se separaron y cada uno se dirigió hacia su propio destino.

El hermano mayor siguió viajando un poco más de una semana, y al llegar a una lejana aldea buscó a un mago con el que manteía una grave disputa. Naturalmente, armado con la Varita de Saúco, era inevitable que ganara el duelo que se produjo. Tras matar a su enemigo y dejarlo tendido en el suelo, se dirigió a una posada, donde se jactó a los gritos de la poderosa varita mágica que le había arrebatado a la propia Muerte y de lo invencible que se había vuelto gracias a ella.

Esa misma noche, otro mago se acercó con sigilo mientras el hermano mayor yacía borracho como una cuba, en su cama, le robó la varita y, por si acaso, le cortó el cuello. Y así fue como la Muerte se llevó al hermano mayor.

Entretanto, el hermano del medio llegó a su casa, donde vivía solo. Una vez allí, tomó la piedra que tenía el poder de revivir a los muertos y la hizo girar tres veces en la mano. Para su asombro y placer, vio aparecer ante él la figura de la muchacha con quien se habría casado si ella hubiera muerto prematuramente.

Pero la muchacha estaba triste y distante, separada de él por una especie de velo. Pese a que había regresado al mundo de los mortales, no pertenecía a él y por eso sufría. Al fin, el hombre enloqueció a causa de sus desesperada nolstalgia y se suicidó para reunirse de una vez por todas con su amada. Y así fue como la Muerte se llevó al hermano del medio.

Después buscó al hermano menor durante años, pero nunca logró encontrarlo. Cuando éste tuvo una edad muy avanzada, se quitó por fin la capa para volverse invisible y se la regaló a su hijo. Y entonces recibió a la Muerte como si fuera una vieja amiga, y se marchó con ella de buen grado. Y así, como iguales, ambos se alejaron de la vida.

Los Cuentos de Beedle el Bardo - J.K. Rowling

miércoles, 20 de mayo de 2009

Matilda

Matilda Wormwood es una niña muy especial. Sin haber cumplido los cinco años, ya ha leído a numerosos autores y atesora asombrosos conocimientos. Sus mediocres padres se preocupan poco por ella y la animan a mirar la televisión negándose a comprarle libros.

Ingeniosa y resuelta, Matilda se da cuenta al mucho tiempo de que es más inteligente que sus padres y por lo tanto, no presta atención a sus ideas ridículas. Mientras están fuera, acude a leer a la biblioteca pública, de modo que cuando comienza la escuela, supera ampliamente a sus compañeros. Su agradable maestra, la señorita Jennifer Honey, pide que pasen a Matilda a una clase más avanzada, pero la pérfida directora, la señorita Trunchbull, se niega.

Agatha Trunchbull es un monstruo malévolo. Mete a los niños en un espantoso dispositivo de tortura al que llaman "el asfixiadero" o "la ratonera" o los lanza por el aire, a menudo sin ninguna prueba de que hayan hecho algo malo, o simplemente porque no le caen bien. Para ella la intimidación es el mejor método educativo, y declara sin rodeos que su idea de una escuela perfecta sería aquella en la que no hubiera niños.

Mientras tanto, Matilda descubre que tiene poderes telequinéticos, un secreto que le confía sólo a la señorita Honey. Se entera de esta insólita habilidad cuando su mejor amiga, Lavender, pone una salamandra en el agua de la señorita Trunchbull. Cuando esta acusa a Matilda de haberlo hecho, ésta se pone tan furiosa que le vuelca encima el vaso con sus ojos. La señorita Honey siente curiosidad sobre los poderes de la niña y la lleva a merendar a su casa, una pequeña casa de campo explica cómo, después de la muerte de su padre Magnus, quedó al cuidado de su cuñada, la tía de la señorita Honey. Esta mujer abusaba horriblemente de los niños, y convirtió a la señorita Honey en su esclava.

La tía de la señorita Honey exigio que le pagara porque había estado alimentándola y comprándole ropa y calzado durante todos aquellos años. La señorita Honey le tenía tanto miedo a su tía que accedió y ahora le paga tanto que está obligada a vivir de forma miserable. Cuando Matilda le pregunta quién es esa tía, la señorita Honey revela que la señorita Trunchbull es su tía, y, con esta información, Matilda formula un plan para deshacerse de ella para siempre.

Cuando Trunchbull examina la clase de la señorita Honey, Matilda usa sus poderes para escribir en la pizarra. Fingiendo ser el fantasma del padre de su maestra, la amenaza con "ocuparse de ella, como tú lo hiciste conmigo" si no le da a "Jenny" su dinero y la casa de su padre. Esto hace que la señorita Trunchbull se desmaye.

Al día siguiente, la señorita Trunchbull desaparece, abandonando la casa de su cuñado. También aparece su testamento, y se descubre que la señorita Honey es la heredera legítima de la propiedad. A partir de entonces, la señorita Honey se muda a la casa de su padre y, con su tía fuera, Matilda es pasada a un grado superior, pero pierde su telequinesis. La señorita Honey le dice a Matilda respecto a los poderes cree que se debe a que ahora el cerebro de Matilda tiene que trabajar mucho más, compitiendo con niños que la doblan en edad.

Al final de la historia, la ley atrapa al padre de Matilda, que había estado vendiendo coches robados, por lo que él decide escaparse con su familia a España (Guam en la película), pero Matilda les ruega que la dejen quedarse con la señorita Honey. Sus padres están de acuerdo, ya que es "una menos de la que ocuparse", y se marchan para siempre.

Y así la señorita Honey y Matilda viven felices.





lunes, 11 de mayo de 2009

The Rolling Stones

Me encantan los Rolling Stones. La población general normalmente piensa que los Beatles y los Rolling Stones eran rivales, pero no... eran amigos. Hasta John Lennon formó una banda con Keith Richards. La verdad, yo diría que ambos grupos se parecen y no se puede decir cuál de los dos es mejor... pero obviamente yo siempre seré más de los Beatles. Descargué tres discos de ellos: Let it bleed (1969), Their satanic majesties request (1967) y Aftermath (1966).

El primero, "Let it bleed", era una parodia del disco de los Beatles "Let it be"... yo diría que es muy adelantado a su época. La que más me gusta es la que da nombre al albúm "Let it bleed". Y la segunda que más me gusta es "You can't always get what you want". Las demás, son muy buenas también. "Their satanic majesties request" fué un intento de los Rolling de hacer rock psicodélico. No les salió nada mal, en mi opinión... la canción que más me gusta de ese albúm es "In another land", me parece una obra maestra... es como medieval, pero conserva la esencia del rock. La segunda que más me gusta es "Citadel", "Sing this all together" y obviamente "She is like a rainbow", aunque esa ya la había escuchado hace mucho tiempo.

"Aftermath" me lo pasó mi mejor amiga de Internet. No lo he escuchado mucho aún... pero la que más me gusta es "Paint it black", "Stupid Girl" y... aún no lo he saboreado demasiado ese disco... "Paint it black" ya la había escuchado hace mucho tiempo y en esa canción meten el sitar, en esa época casi no se usaban ese tipo de instrumentos en el rock. Pero Brian Jones (de los Stones) y George Harrison (de los Beatles) fueron pioneros en introducir el sitar a la música rock. Esa canción es muy pesimista, pero me identifico mucho... dice "Veo dentro de mí, y veo que mi corazón es negro, las flores y el amor nunca volverán a mí... veo mi puerta roja y quiero pintarla de negro... quiero ver el sol pintado de negro".

La formación clásica de la banda es: Mick Jagger (vocalista), Keith Richards (guitarrista), Brian Jones (guitarrista), Charlie Watts (batería)... y luego hay otros miembros que han ido cambiando a lo largo de los años. Pero creo que inicialmente eran cinco. Nacieron en Inglaterra en los años sesenta, al mismo tiempo que los Beatles. Está el hit "Satisfaction" que habla sobre la insatisfacción que sienten los adolescentes cuando siempre se les dice "no" a todo... o al menos, así la interpreto yo. "Start me up" me mata de la risa como baila Mick en el videoclip. Mi integrante favorito creo que es Mick, ¡posee un carisma impresionante!

Y con este vídeo termino:

domingo, 19 de abril de 2009

Azul

Mírame y deja que me sumerja
en el azul de tus ojos
déjame surcar ese cielo

Piano

Yo desde siempre había soñado con poder tocar algún instrumento musical... siempre había querido tocar el violín o ser directora de una orquesta. Pero el destino me trajo un piano... a los 12 años, a mi madre le dio por comprarme uno de esos teclados... yo siempre había querido tener uno de esos... lastimosamente, un piano de verdad no cabe en mi casa... aunque el teclado que tengo es bastante grande... tiene cinco escalas y 35 teclas. El primer día que lo trajeron ya sabía tocar "La donna e mobile"... me di cuenta de que se me daba bastante bien. Me metieron a unas clases, y no puedo decir que no aprendí nada... pero sentía que estaba perdiendo el tiempo. Prefería aprender yo sola... y eso hice y sigo haciendo.

Cuando toco el piano, me olvido del mundo y toda mi concentración está centrada en mis dedos que vuelan sobre las teclas... Me he dado cuenta, que ser músico conlleva ser perseverante. La perseverancia es importante en un artista, aunque no lo crea... yo soy muy perezosa y ese es el peor defecto para un artista... porque no termina sus obras, las deja inacabadas... pero... yo prefiero tocar cuando tenga ganas, escribir cuando tenga ganas... cuando me venga la inspiración.
Intenté componer... y aún recuerdo la primera que compuse. Era sobre un hada azul... y aunque era simple, me gustaba. También compuse unas marchas... una es parecida a la de "When Johnny Comes Marching Home Again", y también me parecía que sonaba a Peter Pan... y la otra se parece a "March of Nutcracker" de Tchaicovsky. Es lo malo... que se asemejan a otras ya existentes... como ya dije con anterioridad en este blog, una vez compuse una muy parecida a "While my guitar gently weeps" mucho antes de haberla escuchado... y que me había dado un vuelco el corazón cuando la escuché por primera vez... me recordaba tanto a mi composición...

Me gusta mucho tocar el piano... lástima que los que me rodean no me tomen en serio... Por cierto... ODIO LEER PARTITURAS. Yo todo lo toco de memoria...

Y, finalmente, aquí está "Alla turca" tocada por una servidora... lástima que mi madre estropease la grabación hablando y cantando... Además, me equivoqué muchas veces.



martes, 14 de abril de 2009

Catalunya

Esta Semana Santa estuve en Barcelona, y tuve la oportunidad de ver tres obras de arte de Gaudí: la Sagrada Familia, el Parque Güell y la Casa Milà. Antoni Gaudí (1852 – 1926) me parece un artista y un genio, porque, por muy modernistas que sean las construcciones actualmente... ninguna me fascina tanto como las de Gaudí. Sus construcciones son como, casas de otro mundo.
La Sagrada Familia, es una Iglesia que construyó Gaudí, en la cual he puesto yo los pies... yo estaba empeñada en subir por una de esas cuatro torres de más de 100 metros de alto... sí, por esas escaleras de caracol. Pero mi padre se negó. Y subimos en el ascensor. Ya arriba, se veía una vista panorámica de toda Barcelona... y, yo, como vivo en un décimo estoy acostumbrada a las grandes alturas así que no sentí mucho vértigo, excepto cuando me asomé por la barandilla y miré hacia abajo... sentí un vértigo terrible y dejé de mirar. La Iglesia tiene cuatro torres, y cada una -me parece- tiene unas escaleras de caracol... Gaudí murió antes de terminarla, pero dejó unos planos los cuales los arquitéctos actuales dicen "seguir" y han construído la segunda parte de la Iglesia, que en mi opinión personal les ha quedado bastante chapuza. Deberían haberla dejado como Gaudí la dejó... me parece una falta de respeto continuar una obra de arte QUE NO ES TUYA. Después hay una parte, donde está tallada en la piedra el nacimiento de Jesús y es realmente sublime.

Luego fuimos al Parque Güell, que lo que más me gustó fué la casa dónde él vivía... me gustan las casas que él hace, ¡porque hasta las barandillas y los picaportes están hechos por él! Y de una forma tan singular, que sólo él podría imaginar... él decía que su maestro era el árbol. Porque se inspiraba en la naturaleza para crear sus edificios.

Y, por último, vimos la casa Milà... un edificio pensado para ser un conjunto de apartamentos... a la señora Milà no le gustó ni un pelo aquella casa... y es que, resaltaba mucho entre las demás casas... era como si estuviese fuera de lugar... como un pingüino en la selva tropical... ¡era como una casa del futuro! Pero a mí me fascinó... me gustaría vivir en una casa así... además, los muebles eran de principio de siglo XX y a mí me fascinan las antigüedades del S. XX., en el cual nací, puedo decir orgullosamente...

Y... esas fotos las tomó mi padre seguramente... Y, estaba todo plagado de gringos, franceses, etc... y todo estaba escrito en catalán, porque ellos creen ser otro país...

martes, 24 de marzo de 2009

Pink Floyd

A mi padre le gusta la música en inglés porque de universitario le gustaba estudiar escuchando música, así que dice que si es en inglés se concrenta más... sus grupos preferidos son Pink Floyd y Led Zeppelin. Tiene discos de ellos y a veces los ponía en el coche, cuando yo era pequeña, recuerdo que era como sonido de la luna... sonidos tratando de imitar la sensación de estar en el espacio exterior. Se le llama Space Rock que es uno de los géneros, entre otros, que hacía Pink Floyd. Yo he heredado de mis padres los gustos musicales. Porque mi madre a mi edad (1969) ¡era ferviente fanática de los Beatles! Su favorito era Lennon... y murió justo a la vez que su padre (mi abuelo). Dice que lloró... y no sólo ella... pero en fin, si algo tenemos en común mi madre y yo, es nuestra Beatlemanía. Y he explorado la música de Pink Floyd, porque además mis dos primos son fanáticos también y me han pasado discos, y me han gustado bastante.
Mis discos favoritos de Pink Floyd son "The Piper at the Gates of Dawn (1967)" y "The Wall (1982)"... dicen que "Dark side of the moon (1973)" es una verdadera obra maestra y el mejor disco de la historia, bueno, quizá lo sobrevaloran un poco; pero lo que sí es verdad es que es un disco excelente. La música de Pink Floyd es más que nada rock progresivo... sus canciones pueden durar 23 minutos y no tienen una estructura concreta de estrofa-estribillo. Al principio, estaba Syd Barrett y hacían mucho rock psicodélico, y "The Piper at the Gates of Dawn" es el disco que hicieron con Syd en 1967, es muy psicodélico y hay canciones que duran hasta diez minutos y me relaja bastante o me hace viajar a mundos que jamás he visitado.

Hoy me dio la gana de hablar sobre Pink Floyd. Es un gran grupo en la historia del rock. Mi favorito es Syd, creo que me interesa más él, su vida es más interesante, qué sé yo... él tuvo muchos problemas con las drogas... y por eso lo sacaron de Pink Floyd... lo sacaron. Porque él no sé fué. No podía actuar en público por sus problemas... y, al principio, lo dejaban componer para el grupo, pero ya después ni siquiera eso. Eso fué un poco rastrero de parte de los otros, pero en fin... no se puede vivir con resentimiento toda la vida. Yo vi una película que hablaba de los horrores por los que pasa voluntariamente un drogadicto. Y... no sé, es triste que una sustancia te destroce la vida así. Mi otro preferido es Roger, porque él compuso mi himno... "Another brick in the wall"... esa canción es mi himno. Yo odio el colegio. Y esa canción habla sobre eso precisamente... con unos pocos versos consiguió expresar lo que todo alumno siente: "We don't need no education, we don't need no tought control, no dark sarcasm in the classroom, teachers, leave those kids alone!" Esa canción es posiblemente, una de mis canciones preferidas, por eso, la pongo hoy aquí... el videoclip, también es ¡¡fantástico!!

También, me parece que Roger compuso muchas canciones de "The Wall" y es un disco que me gusta mucho... es psicodélico, pero no en exceso... y tiene musicalidad. Hay una película, pero no la he visto... tendría que verla. Los otros miembros son Richard Wright, el tecladista (que murió el año pasado, Resquiescat in Pacem), Nick Mason (el baterista que escribió un libro que yo ojeé) y David Gilmour. Roger era el bajista y Syd, tocaba la guitarra. No es que yo sea una fan de Pink Floyd, pero es un grupo que me gusta. Nació más o menos a finales de los años sesenta, ¡incluso grabaron en el mismo estudio que los Beatles! Abbey Road... creo que eran colegas entre sí; de hecho, hay rumores de que Syd participó en la composición de "What's new Mary Jane" (una canción rara de los Beatles). Y se disolvieron... no sé cuando... cuando Syd salió del grupo siguieron Roger, Rick, Nick y David. El primer éxito que tuvieron fué "Arnold Layne", ¡canción con la que me conquistaron! Y "See Emily Play"... es rock psicodélico que me fascina.