jueves, 18 de febrero de 2010

El punk rock, música que escuchan los jóvenes londinenses, llega a su clímax en 1977, un año clave para el punk y para el rock que vendría después. Hasta ese año todavía existía Sex Pistols y la corte de grupos que daba forma al movimiento todavía tenían una mística en la que creer: su rechazo genuino al mundo de los grandes, su desvergüenza para decir "fuck!" y escupir sobre cuanto les pareciera una hipocresía del sistema. The Clash, le dieron forma, le dieron la rebeldía "politizada" al punk ( y un poco de música mas agradable). Inglaterra estaba pasando un malísimo momento económico, la juventud no tenia nada que hacer, después de estudiar durante años , salían a la calle y no encontraban trabajo, vivían mantenidos por miserables "sueldos para desempleados" que pagaba el estado y ven arriba, ven que toda la cochina familia real vive sobre su miseria, la reina y la gran bandera inglesa; son pura mierda, los dueños de sus vidas aparentando ser una gran nación, orgullosos de su aristocracia, de su puta sangre azul.

Los jóvenes hartos de consumir y admirar banderas, reinas , estrellas del rock; crean un estilo musical con letras y música diferente , que van contra los "dioses" de la sociedad.

El nombre "punk" (mocoso,basura,inservible) fue el nombre que le dio la prensa a estos grupos de jóvenes que empezaban a dudar sobre la belleza, a cuestionar los ídolos , a cuestionar la sociedad y a rechazar la hipocresía.

Esta era la visión de "no futuro" (no future) que ya para mediados de la década del 70 tenían muchos jóvenes que veían como la sociedad se enfrentaba a una crisis profunda.

La industria cultural había generado un cúmulo de grandes escenarios, donde mega estrellas pop llenas de luces, vestuario y contratos millonarios con las grandes discográficas, simbolizaban la realidad de un estilo de vida que no identificaba a muchos jóvenes que se sentían día a día cada vez más marginados por el sistema.

Algunos invirtieron el dinero, que les daban en las interminables colas de desempleo, en una guitarra. En los garajes se empezaron a escuchar ruidos, los chicos no tenían ni tiempo ni dinero para aprender lo que la sociedad decía debía saberse para empuñar un instrumento. Las guitarras se convirtieron en fusiles, tenían mucho que decir y para eso no hacía falta tener una voz privilegiada sino todo lo contrario, una voz que gritara realidades.

Como toda cultura alternativa, contracultural, generó su propio circuito, tiendas como la de Malcon McLaren donde la ropa reciclada era la opción, lugares donde los grupos se reunían ante un precario escenario y pequeñas discográficas como Chiswick que nucleaban a la escena musical punk.

El ejemplo mas perfecto para simbolizar y concentrar lo que era el punk rock en NY, son los Ramones, por su contribución a la estética y el sonido durante más de 20 años sin parar de tocar. El punk de NY era muy diferente a lo que era en ese tiempo el punk en Londres. El punk americano era diferente al ingles porque en EE.UU. no se vivia la misma situacion economico-politica.

El punk crecía, el punk empezaba a desvirtuarse, corromperse, resignificarse y a variar en muchos aspectos.

Antes del punk no había ninguna forma que tuvieran los jóvenes para liberar violentamente todo su descontento acumulado. Comentan que musicalmente, salvo algunas bandas, "el resto del rock and roll parecía odioso. Todo era hippie y no había nada que describiera lo que era nuestra vida".

Todo esto está sacado de: aquí.

2 comentarios:

Mad Mad Judy dijo...

Sí, había muchas bandas diferentes, estéticamente incluso no había una igualdad estandarizada pero en el fondo el mensaje era siempre el mismo. Yo digo esto porque los Clash, por ejemplo rápidamente se convirtieron en una banda de rock normal, bueno por no hablar del maltrato que sufrieron los Jam por parte de la prensa (aunque luego Weller se la devolvería a Vicious). Hubo muchas bandas más a parte de las más conocidas, que incluso continuaron cuando el punk estaba desvirtuado y ya no le interesaba a nadie, en mi opinión se trataba de hacer ruido, de que la gente escuchase lo que tienes que decir.
Saludos.

Mad Mad Judy dijo...

¿Yo otra vez?, ¡vaya!...
Borroughs, es el autor de El almuerzo desnudo, que tengo entendido que es alucinantemente incomprensible y que estoy deseando leer, pero ahora voy a empezar En el camino... A mí también me gusta leer, aunque odio los best sellers.
De The Jam te recomiendo que empieces por In the city, de 1977, quizás el más influenciado por el punk y menos por el soul, para mí es mi favorito... Te advierto de que no se parecen demasiado a los pistols.
Weller escribía sobre lo que veía en las calles: gente en paro, pocas oportunidades para los jóvenes, violencia, racismo, el cinismo de la burguesía acomodada y todo eso. Me gusta porque hay rabia en sus canciones y en como las canta.
Sobre lo de Weller y Vicious, bueno, son distintos, pero ambos tienen una personalidad muy atractiva... Parece ser que estaban en un bar y Vicious empezó a alardear del contrato millonario de su banda y cosas así, Weller no lo soportaba, porque el contrato de su grupo era mucho más humilde, y acabó estampándole una botella en la cara, Vicious acabó riéndose con la cara sangrando, típico de él... Yo creo que sólo es un mito, no me imagino a Weller con su traje y su corbatita haciendo algo así, además si el decidió buscarse la vida con su banda en Londres fue después de ver a los pistols en Londres, quedó tan sorprendido que se lo contó al resto de la banda, lo genial que había sido y que quería hacer algo así, y de ese sentimiento nació In The City.
Sobre los mods, decir que eran mucho más que vespas y parkas. A mí me parece realmente fascinante, me siento parte de ello en muchos sentidos, aunque suene raro. La gente común no conoce el movimiento mod, que fue una autentica revuelta, un cambio en la mentalidad de los jóvenes, creen que sólo trata de zapatos y Ben Sherman... En fin. La gente no sabe nada de casi nada interesante...
Bueno, esto me ha quedado denso, pero si te sirve de algo ya me sentiré realizada.
Saludos.
(esto es un señor comentario, sí señorita)